Capitán de fragata Don ARTURO PRAT CHACON

27.04.09.jpg

Parece ser que el camino del heroísmo está trazado no sólo por un momento específico en la vida donde se demuestra el valor y la fidelidad a principios superiores, sino que está hecho de un camino largo de pruebas, que van puliendo el alma del héroe hasta que se transforma en un diamante digno de brillar en el momento en que la historia lo llama.


Hablar del capitán Prat es una inspiración para cualquiera que quiera adentrarse en su historia. Hoy en un momento en donde la historia se valora cada vez menos, en donde en muchos casos se pretende rebajar a los héroes hasta hacerlos comunes y mediocres. El caso de Prat resiste cualquiera de esos intentos, pues si examinamos su vida, su integridad en todos los ámbitos, no deja lugar a decir otra cosa que: sí, fue un verdadero héroe.


Arturo Prat nació en Ninhue el 3 de abril de 1848 en la hacienda San Agustín de Puñual. Muchos sabrán esto, pero su niñez desde un principio estuvo marcada por el rigor y el infortunio que comenzó a templar su alma. Su padre Agustín Prat Barril, sufrió una grave enfermedad que lo dejó paralítico cuando Prat solo era solo un niño.


Su madre fue el arco que lanzó aquella flecha de hombre valeroso, María del Rosario Chacón asumió el cuidado de sus seis hijos, más la atención que requería su esposo inválido. Por esto decidió fortalecer desde un comienzo al mayor de los hermanos. El niño Arturo hubo de someterse, debido a su constitución física endeble, a baños de agua fría, tratamiento hidroterápico que logró templar al muchacho haciéndolo más fuerte y sano. El destino empezaba a probar poco a poco aquella alma de gigante.


De su mundo en la escuela se destaca como un niño vivaz, con habilidad de intelecto y con una autoridad sobre sus compañeros que se imponía por sus propios méritos. A decir de su primer maestro José Bernardo Suárez en su calificación final: “Aplicación: Buena; Asistencia: Constante; Carácter: Inmejorable”. Desde pequeño mostró una calma y temple admirables, seguramente inculcados por su madre, mujer que desdeño el infortunio y disciplinó al joven ante la adversidad.


Su profesor también lo recuerda como “hijo de la verdad”, pues los demás compañeros acudían a consultarle para resolver sus pequeñas rencillas. El profesor creía a fe ciega lo que Arturo le decía, además de ponerlo como ejemplo digno de imitar ante sus compañeros.


A los 10 años el niño Arturo ingresa a la Escuela Naval en Valparaíso, corría el año 1858. A su ingreso Prat pasa sus primeras pruebas de condición física con la calificación de excelente.


En este curso de pequeños cadetes la historia juega y coloca a varios de los que serían llamados por ella más adelante a escribir sus páginas. Llamado el “curso de los héroes” destacan entre sus filas: Luís Uribe, amigo personal de Prat, Carlos Condell, Jorge Montt y Juan José Latorre todos ellos junto al niño Arturo de relevantes cualidades tanto en la paz como en la guerra.


Aquí, el joven Arturo siente el olor de las maderas, por vez primera, del barco de la Gloria “La Esmeralda”.

 


La guerra contra España en 1865- 1866, fue la oportunidad del joven Prat de comenzar a demostrar su carácter implacable y su valor. En un ataque sorpresivo abordan la “Covadonga” -en ese momento barco español- que luego sería parte de la Gloria de Iquique. Prat bajo el mando del comandante de “La Esmeralda” Juan Williams Rebolledo, el cual escribe en su parte de guerra: “El joven guardamarina se ha distinguido entre todos uniendo su serenidad a su valor”. A su vez Prat también relata sus impresiones y su impetuosa visión del combate: “Hoy la senda de la gloria se nos presenta ante la vista. Nadie vacila en seguirla, todos la deseamos, pues en Chile no es conocida la cobardía y en nuestros buques se la desprecia”.

Ya quisiéramos que nuestros jóvenes a esa corta edad pensaran como Prat lo hacía, impregnado de patriotismo y de valor, dispuesto a cruzar las más atrevidas fronteras, la actitud de un héroe ante la vida entera.

 

A los 17 años fue ascendido a teniente segundo junto a sus compañeros de tripulación.


En su vida personal también demuestra sus cualidades. En cuanto al dinero que lograba como marino destacado enviaba a su madre y hermanos gran parte de éste y lo mínimo lo dejaba para sus gastos personales y un pequeño presupuesto para su único gusto: ir al Teatro.


En 1871 rindió sus exámenes de humanidades obteniendo el titulo de bachiller, cabe destacar una mención especial que recibió en Filosofía y Literatura.


Luego de esto inició sus estudios de Derecho a la par que se desempeñaba como profesor de la Escuela Naval embarcado a bordo de “La Esmeralda” en la cual era segundo vomandante. Apenas desembarcaba se retiraba a casa de su tía en Calle Mesías Nº 85, de Valparaíso donde se desvelaba en el estudio de los textos Jurídicos que lo llevarían finalmente a realizarse como abogado. Un artículo del diario El Mercurio del 4 de julio de 1876 destaca al joven marino que supo sacar su título de abogado siendo profesor y segundo comandante de ”La Esmeralda”, y en un momento asumió el rol de capitán ante la ausencia de sus jefes, por lo cual tuvo que dar los exámenes en Valparaíso por pedido especial de él mismo, en los cuales brilló por sus conocimientos en Derecho Civil y Código Penal.


Es imposible dejar de nombrar a su esposa Carmela Carvajal quien significaba para Prat toda su vida, y así lo deja ver en las 43 cartas de amor en donde refleja toda la galantería de un caballero medieval hacia su dama y la sensibilidad de quien cultiva dentro de sí los mas altos valores junto a una férrea voluntad. La conoció cuando ella tenia 19 años, y él se prometió desposarla cuando fuera ascendido al grado de capitán... y así fue, en abril de 1873 contrajeron matrimonio.


De aquel corto pero fecundo amor nacen 3 hijos: Carmela de la concepción, Blanca Estela y Arturo. El destino cortaría esta unión en 1879, y la comprensiva Carmela, se quedaría con su dolor y el honor de ser la viuda de tamaño héroe.


Ya casi en plena guerra, Prat capitán admirado y respetado por sus virtudes. Se le encomienda una delicada misión: agente diplomático en Montevideo y Buenos Aires, relata con agudeza y profundidad las tensas relaciones que se viven en este período y las pretensiones Argentinas sobre la Patagonia. Deja entrever su bagaje de la filosofía de la Historia y su clara visión sobre la política y sus altibajos. Digno de un diplomático de rigor.


Lo curioso es que después de estos viajes, hace una exhaustiva rendición de sus gastos al gobierno y devuelve el dinero que no había ocupado. Lo cual muestra su honestidad a toda prueba.


El 11 de mayo de 1879 Prat toma al mando “La Esmeralda” que estaba ya en el puerto peruano de Iquique, Juan Williams Rebolledo se lanza en su plan de tomar el Callao a bordo del Blanco Encalada y es la última vez que se despiden. Prat al mando de la Esmeralda y Covadonga, esta última comandada por Carlos Condell.


Cuatro horas de combate de aquel 21 de mayo, donde las posibilidades de vencer eran casi nulas, el Huáscar invencible acorazado, se abalanzaba sobre La Esmeralda: una, dos y tres veces. Al tercer espolonazo el Capitán Prat se lanza a buscar la gloria inmortal en el abordaje. Momento que corona toda una vida de integridad, austeridad, honestidad, valor y templanza. Pudo haberse rendido, sí, pudo haber arriado la bandera, sí. Pues al verse amenazado por la muerte, antepuso el deber de defensor de la patria. He ahí su gran mérito.


Pensemos en silencio en aquel momento… dejar a un lado nuestra vida personal en bien de un ideal de nación, de humanidad.


Muchos de los que hoy menosprecian a los héroes, es de seguro que hubiesen bajado la bandera ante esa situación. Creo que estamos sedientos de ejemplos de éste tipo, de poder vivir también nosotros nuestros pequeños actos heroicos cada día, porque si nos quedamos sin héroes, nos quedamos sin alma, sin identidad, sin ejemplo.

 

Escrito por Leonardo Guajardo Menares

|

Comentarios

Hello! I could have sworn I've visited this web site before but after browsing through a few of the articles I realized it's new to me. Nonetheless, I'm definitely happy I found it and I'll be book-marking it and checking back frequently!
Responder
I love what you guys are usually up too. Such clever work and coverage! Keep up the good works guys I've you guys to my personal blogroll.
Responder
I think that is among the most significant information for me. And i am happy reading your article. But want to commentary on few common issues, The site style is ideal, the articles is really nice : D. Just right activity, cheers
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar